miércoles, 12 de noviembre de 2014

La Habana de cumpleaños este noviembre

La Villa de San Cristobal de La Habana llega a sus 495 años con nuevas galas, producto de una evolución del pensamiento restaurador que tuvo sus orígenes décadas atrás y que ahora forma parte del espíritu de quienes habitan esta magnífica urbe, dijo Eusebio Leal, Historiador de la Ciudad.
Como preámbulo de un recorrido que permitió constatar avances en las obras proyectadas en la porción antigua de La Habana, Leal mostró unas 20 obras terminadas con el esfuerzo de la Oficina que dirige, entre ellas el Teatro Martí, cuna del vernáculo cubano, que reabrió este 2014.

En esta lista se incluyen desde negocios emblemáticos como el Sloppy Joe´s Bar (en cuya larga barra se acodó Ernest Hemingway) y el Bar Bigote de Gato, hasta la restauración de porciones del Capitolio y el Monumento Calixto García, en Malecón y Avenida de los Presidentes.

Es necesario preservar la memoria histórica, sin ella no somos nada, por ejemplo, este lugar donde estamos, el Palacio del Segundo Cabo, remozado y rescatado de la ruina constructiva; será próximamente un museo de los más interesantes que tendrá el país, anunció Leal.

Las obras planificadas en la Avenida del Puerto habanero fueron las protagonistas del itinerario, donde se dieron a conocer los proyectos de recuperación del edificio Prácticos del Puerto, de rehabilitación de redes soterradas y la extensión del parque San Francisco hasta el mar con una plataforma que atravesará la vía.

Orlando Inclán, jefe del taller de Urbanismo de la Oficina del Historiador explicó que se trabaja para que el habanero recupere la relación estrecha que tuvo alguna vez con el mar.

Por eso también se prevé el emplazamiento de un espigón flotante paralelo a la Alameda de Paula que hará función de paseo marítimo, con iluminación y mobiliario, por inaugurarse a mediados del próximo 2015.

Estoy feliz de celebrar este aniversario 495 y no el 500 todavía -insistió Leal-, porque tenemos por delante cinco años donde haremos esfuerzos poderosos para que La Habana sea una ciudad más bella y más floreciente de lo que es ahora.
Fuente: AIN