domingo, 1 de junio de 2014

Potencia Cuba la formación de Técnicos y obreros


Según estadísticas del Ministerio de Educación, en la Enseñaza Técnica Profesional (ETP) 179 mil 951 estudiantes (88 mil 558 en la categoría de técnico medio y 91 mil 393 en la de obrero calificado) aprenden una especialidad.
Alrededor de tres mil 722 aulas anexas potencian el aprendizaje vinculado a la producción y los servicios dentro de las entidades laborales.
Que los estudiantes se preparen como técnicos y obreros en concordancia con la cantidad de profesionales que requiere el país, es la máxima de la Enseñaza Técnica Profesional (ETP), modalidad que se ofrece en el tercer ciclo de la Educación General Básica, en forma de talleres exploratorios y en la Educación Diversificada, como especialidades técnicas.

El alumno al terminar sus estudios en la EPT, puede incorporarse al trabajo y/o continuar estudios de nivel superior, con dos títulos que lo acreditan como: Técnico en el Nivel Medio en la Especialidad y Bachiller en Enseñanza Media.

Cuba en su proceso de reordenamiento económico acentúa el fortalecimiento de la formación profesional.

En la actualidad, alrededor del 60 por ciento de los estudiantes que culminan el noveno grado ingresan en la Enseñanza Técnico Profesional (ETP); de ellos, una cifra significativa a las especialidades de obrero calificado.

Según Emilio Hernández Chang, jefe de Departamento de la ETP del Ministerio de Educación, hay que fortalecer el reconocimiento social de los obreros calificados y técnicos medios, hacer coincidir los intereses sociales con los personales y familiares de nuestros estudiantes.

Dijo que con ese propósito, y para estimular la formación profesional de los jóvenes, se desarrolló a inicios de Mayo en La Habana, la Primera Feria Nacional Docente Agropecuaria y Azucarera, donde estudiantes de todo el país mostraron sus habilidades profesionales básicas, así como sus conocimientos en cada una de las especialidades convocadas a concurso.

Agrega Hernández que la práctica es lo esencial, y las nuevas experiencias demuestran este propósito.

El estudiante que termina noveno grado puede elegir entre casi un centenar de especialidades, según la demanda por territorios. En ello han sido esenciales los cambios generados desde 2009 para prestigiar la educación y elevar la calidad de sus diversos procesos.

Alexander Manso Díaz, director de la ETP en el Ministerio de Educación, explicó a la prensa recientemente que en estos momentos se forman estudiantes en 94 especialidades: 49 de técnico de nivel medio (TM) y 45 de obreros calificados (OC), además de seis ofertas de TM y una de OC en el sector de la salud pública.

De ambas opciones, se abrieron 20 en el presente curso escolar, para dar mayor respuesta a las necesidades de personal calificado en ocupaciones, especialmente de los ministerios de Energía y Minas, Transporte, Construcción, el grupo Azucarero Azcuba y Turismo.

Asimismo, existe una red escolar de 536 centros politécnicos: 295 puros, 188 mixtos y 53 escuelas de oficios, donde los nuevos planes de estudio están más centrados en los conocimientos propios de cada especialidad y el sistema de evaluación está dirigido también a potenciar la preparación profesional.

Aunque en 2009 se eliminó el título de bachiller técnico, los actuales egresados de las especialidades de TM culminan sus estudios con el nivel medio superior vencido. Esto les permite acceder a cualquier carrera de la Educación Superior, siempre que aprueben los exámenes de ingreso, sin tener que pasar ningún semestre en las facultades Obrero Campesinas.

En el caso de los OC, pueden alcanzar el nivel medio en la Facultad Obrero Campesina o continuar estudios en especialidades técnicas mediante cursos para trabajadores.

Si cada año más jóvenes se deciden por la ETP, se estará cumpliendo el lineamiento 172 de la Política Económica y Social, que pide proyectar la formación de fuerza de trabajo calificada en correspondencia con las demandas actuales y el desarrollo del país, para lo cual es preciso corregir las deformaciones que hoy presenta la estructura de la formación de especialistas de nivel superior, técnicos de nivel medio y obreros calificados.

Como señaló Manso Díaz, la mejor manera de contribuir al proceso de actualización del modelo económico en estos centros educativos es implementar un sólido proceso de enseñanza práctica que desarrolle habilidades profesionales en los educandos, lo cual les permitirá insertarse con éxito en el mundo laboral y los hará portadores de los valores éticos de nuestro proyecto social.

En la Enseñaza Técnica Profesional (ETP) 179 mil 951 estudiantes (88 mil 558 en la categoría de técnico medio y 91 mil 393 en la de obrero calificado) aprenden una especialidad.
   
Según estadísticas del Ministerio de Educación, alrededor de tres mil 722 aulas anexas potencian el aprendizaje vinculado a la producción y los servicios dentro de las entidades laborales.

En las aulas se puede ver a futuros zapateros, agrónomos, veterinarios, mecánicos agrícolas, elaboradores de alimentos, albañiles, contadores, electricistas, entre otros que adquieren los conocimientos teóricos y prácticos para luego adentrarse en el mundo laboral, y aportar el recurso valioso de su inteligencia y de sus manos.