viernes, 21 de junio de 2013

Más al reciclaje y cero a los vertederos

Incentivar en la población la venta de desechos de plástico y de papel y cartón a las Casas de Compra de la Empresa de Recuperación de Materias Primas (ERMP), es una de las prioridades del sector por el ahorro que representa el reciclaje de esos materiales.
Cuba experimenta hoy una favorable mejoría en ese renglón, sobre todo en la recuperación del papel y el cartón a través de las entidades, y del plástico que en más de 40 por ciento viene del polo turístico Cayo Largo del Sur; no obstante es visible que aún gran cantidad de estos rubros, son arrojados a diario a los vertederos cuando bien pudieran recolectarse.
 

Con anterioridad hemos mencionado cuanto se puede hacer y producir a partir de estos compuestos reutilizables, lo que significa para el país a la hora de minimizar gastos y el impacto medioambiental.
 
Una vez más insistimos en la necesidad de devolver al ciclo de la vida todo cuanto esté a nuestro alcance y sea de utilidad para la industria cubana, más si se trata de elementos de este tipo.

 
Muchas de las personas dedicadas a gestionar y comercializar los residuos a través de las Casas de Compra, expresan desconocimiento sobre la posibilidad de vender desperdicios de papel y cartón, y plástico.
 

Otros alegan que la oferta de precios no es atrayente; sin embargo, más allá de ver la recolección de materias primas como una práctica válida solo para incrementar nuestro patrimonio monetario, es preciso reconocerla como una manera más de aportar al desarrollo económico sostenible.
 

Cada envase de aceite, agua, refresco, champú, entre otros, así como cualquier cantidad de papel y el cartón que sean reinsertados en los procesos de producción, es un paso adelante justamente estos tiempos que tanto lo demandan. 

Aunque parezca insignificante, la contribución de cada quien en sus diversos escenarios, ayuda a impulsar el gran motor encargado de mover las transformaciones actuales del modelo económico.
 
A pesar de las dificultades y carencias, apremia buscar, entre todos, soluciones que viabilicen la continuidad de importantes procesos.

 
El colectivo de la ERMP cumple sus planes de producción a un 103 por ciento, lo contrario a sus compromisos de ventas, hoy a un 86,2.


Una de las causas fundamentales del incumplimiento radican en las añejas dificultades con la transportación marítima, que les imposibilita trasladar hacia la Antillana de Acero en La Habana la chatarra de acero e hierro fundido, hacia Cienfuegos los desperdicios de papel y cartón, y plástico, y las botellas de cerveza destinadas a una de las fábricas en la isla grande.

 
Según directivos de la entidad pinera, en este instante aguardan por ser trasladadas unas 1 700 toneladas de chatarra ferrosa (hierro fundido y acero), 117 tn de papel y cartón, 28 tn de desechos de plástico y 5 000 cajas de botellas de cerveza.

 
Conocemos las vicisitudes en el trasporte marítimo, especialmente el de carga, y los esfuerzos que se acometen en aras de aliviar los estragos causados por esta limitación, la cual obliga a establecer prioridades.

 
Pero urge encontrar como poder mover esta fuente de riquezas reclamada desde la otra orilla para su aprovechamiento. Mientras permanezca en los territorios, afecta los indicadores económicos de la empresa, creando incluso cadenas de impagos entre varias entidades.

 
El reciclaje, como bien lo dice el eslogan, es gran fuente de recursos, y aunque da pasos de avance, apremia continuar estrechando los vínculos y buscando oportunas soluciones.
Fuente: Cubaindustria