miércoles, 12 de diciembre de 2012

Los cubanos firmes y seguros hacia el aniversario 54 de la Revolución

Por: Ileana Ortega Pozo
Fidel, Raúl, Ejército RebeldePocos días faltan para que el 2012 pase a ser historia. Este ha sido un año signado por profundas transformaciones dentro del proceso de actualización del modelo económico, y donde pese al ya tradicional bloqueo, cada vez más recrudecido, los cubanos seguimos con paso firme y seguro, construyendo un mejor futuro. 
El análisis de diversidad de temas de la vida económica, social, política y de la defensa de la nación que realizan las 12 comisiones permanentes de trabajo de la Asamblea Nacional del Poder Popular (parlamento cubano) permite tomarle el pulso a la sociedad  poco antes de finalizar este año.

Aún sin conocer los resultados concretos acerca del comportamiento de cada gestión, especialistas coinciden en apuntar que el país avanza de manera lenta pero sostenida.

El afianzamiento del trabajo por cuenta propia en sus disímiles modalidades dio luz verde a las iniciativas privadas, y creció de manera indetenible durante todo el 2012; también la autorización para la compra y ventas de viviendas y automóviles entre particulares fue otro logro bien acogido por el pueblo, así como las transformaciones aduanales y migratorias. Estás últimas entrarán en vigor a partir del 14 de Enero próximo.

La sostenibilidad en la generación eléctrica, en la prestación de los servicios básicos, en el aumento de la competitividad como instrumento de fuerza para alcanzar la eficiencia, y el avance en los recaudos fiscales como parte del progresivo fortalecimiento del sistema tributario, deberán constituir  elementos de peso para medir la significación del un año que está muy próximo a decir adiós.

Con Diciembre concluye un período intenso y transformador, de debates y decisiones, de enrumbe y continuidad. Comenzaremos nuestro andar por el 2013, con las esperanzas renovadas y la certeza de cuánto podemos lograr, orgullosos, entusiastas, alertas, entregados, unidos.

Los cubanos que conocemos de desafíos y victorias, el venidero año tendremos que hacer de la entrega cotidiana, del trabajo consciente y eficiente, la divisa esencial de nuestra obra, para que la Revolución Socialista que conquistamos, que nos hizo y nos hace libres y dignos, perdure y crezca, y con ella la Patria y nosotros todos.