lunes, 24 de septiembre de 2012

Transparencia en los registros electorales


Por: Ileana Ortega Pozo

La ley electoral cubana explica claramente el carácter no obligatorio del sufragio y deja la decisión a la libre voluntad de cada cual. Esto unido a la inclusión de oficio en los listados de electores, así como  la masiva asistencia a las asambleas de nominación, ilustran la voluntad de un pueblo con el poder político en sus manos.

Desde al vienes 21 y por espacio de 30 días estarán expuestos en  lugares de elevada concurrencia como bodegas, tiendas, supermercados o  consultorios médicos cada una de las circunscripciones los Registros Primarios de Electores.

Confeccionados de manera automática, sin necesidad de trámites por parte de los votantes, y con carácter universal, los registros reciben la máxima divulgación para que cada cual pueda darse cuenta de si aparece o no, y solicitar, dado el caso, la subsanación de errores.

La transparencia en este paso del proceso electoral permite que la información de los electores no sea manipulada por nadie, y nadie podrá coartar derechos a ninguna persona, pues es de dominio público quienes son nuestros vecinos en el barrio.

El fraude en los registros de electores constituye caldo de cultivo para las campañas manipuladoras que orquestan los grandes medios y consorcios de la información.

En Cuba, la Ley electoral norma cada paso del proceso y garantiza total transparencia.