jueves, 20 de septiembre de 2012

La participación masiva en la Nominación un rasgo distintivo del proceso electoral cubano


Uno de los pasos más trascendentes de nuestro sistema electoral: la postulación por el pueblo de los candidatos a delegado.

Por: Ileana Ortega Pozo.

Con las primeras reuniones de nominación de unas diez mil concebidas hasta el 29 de septiembre en igual número de áreas de nominación, se inició en nuestro país otro hito importante de nuestro ejercicio democrático mediante el cual los cubanos postularán a sus candidatos a delegados a las asambleas municipales del Poder Popular.

La participación masiva del pueblo vuelve a ser el elemento distintivo de nuestro proceso electoral, que en esta ocasión tiene lugar en un momento histórico pues el país está inmerso en un grupo de transformaciones económicas y sociales para perfeccionar el curso de nuestra Revolución Socialista; frente a los planes del Gobierno norteamericano que  intenta revocar las conquistas populares y destruir a la nación cubana.

Estos comicios se caracterizan por la vigencia de los principios revolucionarios elaborados y perfeccionados durante más de tres décadas, desde el surgimiento de los órganos locales.

Es precepto en nuestro sistema el derecho de elegir y ser elegido de todos los cubanos con facultades legales para ello, la postulación por el pueblo de los candidatos, la exclusión de cualquier tipo de campaña política, la accesibilidad de los electores para ejercer el voto y la transparencia y control por estos en todos los momentos del proceso.

Los  electores, nominan en esta primera etapa que concluye el 29 de septiembre, a quienes consideren con mejores condiciones para ejercer la función de representarlos en el barrio y el municipio, y  las propuestas son ilimitadas, lo que posibilita mayores opciones a la hora de seleccionar a los candidatos que surgen por cada circunscripción (no menos de dos y no más de ocho) para luego elegir al mejor entre ellos.