martes, 15 de mayo de 2012

Alimentación y salud


Redacción: Ileana Ortega Pozo

Científicos de diferentes latitudes aseguran que hacer ejercicios, eliminar el consumo de alcohol y el tabaco y llevar una dieta sana son las mejores aptitudes para prevenir el cáncer, una de las enfermedades más relevantes en el mundo actual debido a sus altos niveles de mortalidad.

Los especialistas argumentan que el consumo de verduras, frutas y pescados unidos a una dieta equilibrada pueden impedir o retrasar la formación o proliferación de las células cancerígenas. Aseguran que la ingestión de las frutas y los vegetales (bajos en grasa, altos en fibra, y ricos en antioxidantes) disminuyen considerablemente el riesgo de desarrollar el cáncer y muchas otras enfermedades.

Estudiosos apuntan que entre los antioxidantes más importantes destacan el beta-caroteno, abundante en zanahorias, mangos, calabazas y otros alimentos de color naranja, que fortalecen el sistema inmunológico.

El licopeno, que se encuentra en alimentos rojos como el tomate, el melón y la toronja reducen el riesgo de cáncer de próstata, mientras ingerir frutas cítricas de color amarillo como naranjas, mandarinas, frutabomba y melocotón ayudan a desintoxicar el organismo.

La espinaca, col y vegetales de hojas verdes son abundantes en ácido fólico y construyen células saludables, en tanto, el brócoli y la coliflor ayudan a prevenir el cáncer de seno.

Los de color marrón entre los que cuentan granos integrales, legumbres, el maíz y los frijoles ayudan a eliminar toxinas, células cancerígenas, desperdicios y exceso de hormonas en el cuerpo.

El mejor consejo es llevar una alimentación saludable y variada, y eliminar la comida “chatarra” cargada de aditivos que sólo deleitan el paladar pero no contribuyen a una dieta sana y preventiva.