miércoles, 4 de abril de 2012

Desconfiar de los caminos trillados

Organizaciones como la USAID dedican millones de dólares al trabajo de subversión dirigido a la juventud cubana…

Por: Iroel Sánchez Espinosa

“Organizaciones como la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID), la Fundación Nacional para la Democracia (NED), el Instituto Republicano Internacional (IRI) y otras muchas, que sirven como fachada al trabajo de la CIA, dedican millones de dólares al trabajo de subversión dirigido a la juventud cubana, especialistas altamente calificados, dotados de la última tecnología trabajan en esos planes”. Es el testimonio de Raúl Antonio Capote, profesor universitario, reclutado por los servicios especiales norteamericanos para actuar en el entorno de los jóvenes cubanos.

Cables filtrados por Wikileaks muestran algunas de las acciones realizadas por la representación diplomática de Estados Unidos en La Habana con ese objetivo, trasladando métodos que emplearon con éxito en países del Este europeo. “...ellos consideran, que la guerra con la dirección histórica de la Revolución la perdieron, eso se lo escuché decir a varios funcionarios estadounidenses y oficiales de la CIA y apuestan a quienes ellos llaman, los nietos de la Revolución, no debemos olvidar que vivimos en un mundo donde impera la cultura capitalista y nuestros jóvenes conocen el capitalismo por boca de nosotros, que tampoco lo conocimos, el enemigo sabe eso bien”, plantea Capote.

Enfrentar exitosamente esa guerra es uno de los desafíos de la Unión de Jóvenes Comunistas, que por estos días cumple cincuenta años. Más difícil, cuando -como relata Capote- en ocasiones se prefieren los caminos trillados, se recurre al enemigo, “para justificar errores nuestros”, mientras “el enemigo y sus lacayos, tratan de convencernos de que el peligro no es real, tratan de desmovilizarnos, con el recurso mil veces repetido, de que no existe amenaza alguna, que es una exageración del gobierno revolucionario”.

Con el testimonio de la lucha anticapitalista ha arribado a la Isla, para compartir el relevante aniversario de la organización juvenil, la carismática líder estudiantil chilena Camila Vallejo. Ella ha denunciado a quienes fuera de Cuba “hablan de disidencia, solo para resaltar a los sectores alineados con quienes atacan continuamente el camino que llevan construyendo los cubanos desde hace décadas en contra de los ataques y restricciones de importantes potencias”.

Tanto el aporte de generaciones anteriores, como el diálogo con contemporáneos de otras latitudes, puede contribuir al éxito de la lucha que asumen los jóvenes comunistas cubanos. Pero será el uso que den a sus propios espacios, la participación activa en los procesos en curso en la sociedad y el encontrar métodos para asumir en las diferentes condiciones de hoy y mañana -signadas por la tecnología y la globalización- la defensa de valores como la solidaridad, el antiimperialismo, el desinterés y el internacionalismo, los que decidirán el futuro.

Se trata de abrazar desde el presente las ideas por las que luchó y murió el Che. Y volver al Che -como ha dicho recientemente la Doctora Graziella Pogolotti- “significa, entre otras cosas, interrogar incesantemente la realidad, simultanear acción y pensamiento, desconfiar de los caminos trillados, atender lo urgente sin abandonar la mirada soñadora y reflexiva imantada por los anchos horizontes”, para que el enemigo -que sin dudas existe- siga perdiendo su guerra contra Cuba y lo que ella representa.
Tomado de Cubahora