martes, 25 de octubre de 2011

Razones para una victoria segura

Ileana Ortega Pozo

El asedio de Washington en su criminal bloqueo, que dura ya medio siglo, le ha causado a Cuba daños por 975 mil millones de dólares, considerando la depreciación sufrida por el dólar frente al oro entre los años 1961 y 2010.
La mayor de Las Antillas exigirá hoy, por vigésima vez, el fin del bloqueo económico, comercial y financiero impuesto por los Estados Unidos de América contra Cuba, cuyo informe sobre la Resolución 65/6 de la Asamblea General de la Organización de Naciones Unidas, ONU, ha sido condenado por 19 años consecutivos.
Para el debate de este año Naciones Unidas ha recibido cifras récord de respuestas sobre la Resolución 65/6 de 142 estados, nueve de ellos por primera vez, además de 226 agencias, fondos y programas de ONU.
El cerco del bloqueo se ha intensificado, a pesar de la retórica oficial estadounidense que pretende convencer a la opinión pública internacional de que Cuba es un asunto interno de Estados Unidos y el bloqueo es un asunto bilateral.
Recientemente la Oficina de Control de Activos Extranjeros (OFAC) del Departamento del Tesoro de Estados Unidos actualizó la reglamentación vinculada al envío de remesas a Cuba. Se trata de la nueva Cuban Remittance Affidavit Form TD F90-22.52 (formulario de la declaración jurada para envío de remesas) que refleja recientes indicaciones del gobierno federal.

La salud pública es uno de los sectores más afectados. El Instituto de Nefrología del Hospital Clínico Quirúrgico Joaquín Albarrán, en La Habana, no ha podido comprar una Cámara Gamma a firmas americanas, indispensable para realizar pruebas a pacientes que serán operados. Allí el Programa Donante Vivo está detenido, al no poder adquirirse reactivos para el tipaje HLA, prueba que permite la selección donante-receptor, para el trasplante renal.

Los ejemplos sobran. Es elocuente que a Cuba le asiste la razón para una victoria segura.