viernes, 21 de mayo de 2010

Mi Habana

Por: Ileana Ortega Pozo
Con orgullo vivo en San Cristóbal de La Habana, como se la llamó en tiempo de fundación, y conocida hoy como la Ciudad de la Habana, capital de Cuba.

Costumbres y manifestaciones culturales, el nacimiento de nuevas viviendas que solucionarán el problema de numerosas familias, la restauración de magníficas edificaciones y el esfuerzo de un pueblo por continuar desarrollándose, hacen que la ciudad continué viva, que crezca.

Grandes transformaciones, principalmente en lo que respecta a los servicios y la construcción cambian el entorno.

Desde hace unos años, el centro histórico de La Habana, declarado monumento nacional por el gobierno cubano en 1976 y patrimonio de la humanidad por la UNESCO en 1982, es objeto de restauraciones, realizadas por un equipo de historiadores y arquitectos dirigidos por la Oficina del Historiador de La Habana, Eusebio Leal.

Hoy, La Habana tiene más de dos millones de habitantes. Y las tres cuartas partes de ellos tienen menos de 20 años. Para ellos que son el presente y la simiente del futuro, y para el bien de todos cuantos la habitamos, La Habana cambia año tras año.